lunes, 1 de septiembre de 2014

El imperio del sol (Empire of the Sun)




Título original: Empire of the Sun
Año: 1987
Duración: 145 Minutos.
País: Estados Unidos de América.
Director: Steven Spielberg.
Guión: Tom Stoppard (Autobiografía: J. G. Ballard).
Música: John Williams.
Reparto: Christian Bale, John Malkovich, Joe Pantoliano, Miranda Richardson, Nigel Havers, Leslie Phillips, Masato Ibu, Emily Richard, Rupert Frazer, Ben Stiller.
Premios:
1987: 6 nominaciones al Oscar, incluyendo Dir. artística, Fotografía, Vestuario, BSO.
1988: 3 Premios BAFTA: Mejor fotografía, BSO y Sonido. 5 nominaciones.
1987: Globos de Oro: 2 nominaciones: Mejor película drama, Banda sonora.
1987: National Board of Review: 3 Premios: Mejor película, Director y Actor joven.





En 1941, una familia de origen británico vive en la gran ciudad china de Shangai. En el mes de diciembre, el ejército imperial japonés ocupa la ciudad y, el hijo de la familia adinerada, James Graham (Christian Bale), se pierde entre la multitud cuando trata de escapar de las hordas japonés. James tendrá que sobrevivir en una ciudad ocupada por los japoneses.






Una gran película que habla de ese bando de la Segunda Gran Guerra que occidente olvida; el imperio del Sol Naciente. Es una gran película muy entretenida pero, como todas las películas que yo reseño, su gran enemigo es la duración. A pesar de ello, esta cintaa no se me ha hecho pesada (puede que sea porque mi hermana la partió en dos días) a pesar de que no hubiesen acciones bélicas.







De los actores, se puede ver como el protagonista, Christian Bale, ya apuntaba alto desde niño. Su actuación es la de un niño que está maravillado con los aviones y que no sabe ver lo que supone de verdad una guerra, en mi opinión, su papel es bueno. Aunque sólo salga un momento (y demasiado corto) se puede ver también al gran Ben Stiller (en la película es Dainty). También tenemos a John Malkovich (Basie en el film), quien hace muy bien el papel de avaricioso y “mala persona” que sólo se preocupa por sí mismo.



La historia es bien sencilla y no me demoraré mucho. La Segunda Gran Guerra es un tema del que ya he hablado en algunas de mis reseñas, así que no me demoraré. El Imperio del Sol Naciente, gobernado por el emperador Hirohito, se alió con el Tercer Reich durante esta guerra y lanzó su ofensiva contra China, su eterno enemigo (unos años antes, ya habían ocupado Manchuria). Aunque China es un país cien veces más grande que Japón, éstos poseían una mejor tecnología por lo que China no podía derrotarles. Como consecuencia de ello, Japón siguió avanzando y conquistando territorios de China, dando lugar a episodios tan atroces como el del escuadrón 731 (para más información, véase mi reseña de Los hombres detrás del Sol). Poco conocidos son los campos de concentración japoneses, puesto que es más conocido el de Auschwitz que el de Soo Chow (por lo menos en occidente) y se tiende a pensar que los japoneses hicieron menos atrocidades que los alemanes, cuando estos les igualaron o puede que llegaran a superarlos en lo que a barbaridades se refiere.


Es muy interesante ver lo que es una guerra desde el punto de vista de un niño. Él niño ve aquello como algo emocionante; despliegue de los aviones de guerra, los “fuegos artificiales”, etc. Sin darse cuenta de las consecuencias que trae; pobreza, miseria, muerte, etc. Los niños no ven eso como una guerra, sino como un despliegue de fuerzas espectaculares del que ni se dan cuenta de que un hombre va metido en el avión e, incluso, puede tener una mujer e hijos. Las guerras destruyen la poca humanidad que queda, pero los niños no lo ven así, quizás sea mejor verlas así que como la destrucción humana y de infraestructuras.



Como siempre pregunto, ¿recomiendo la película? Es obvio que sí, se trata de una gran cinta bélica que cuenta un lado quizás menos conocido, y ese es el lado oriental. Muchas personas saben que Japón invadió China, pero pocos saben la brutalidad con la que lo hicieron. Hoy me sigo preguntando el por qué China no tomó venganza contra Japón después de la Segunda Gran Guerra pues, a pesar de que China quedó tocada, Japón estaba hundida y China podía haberles devuelto el mismo daño. La explicación más lógica es que los Estados Unidos de América les respaldaba debido a que vieron el enorme potencial del imperio.

2 comentarios: