sábado, 18 de marzo de 2017

Willard








Título original: Willard
Año: 2003
Duración: 100 min.
País: EEUU
Director: Glen Morgan
Guion: Gilbert Ralston, Glen Morgan (Novela: Gilbert Ralston).
Música: Robert McLachlan
Reparto: Crispin Glover, Laura Harring, Jackie Burroughs, R. Lee Ermey, David Parker, Ty Olsson, Ashlyn Gere, Laara Sadiq, William S. Taylor, Kristen Cloke.











Cansado de constantes humillaciones en su trabajo durante años, un marginado social libera un ejército de ratas, a las que domina a su voluntad, sobre los compañeros de trabajo que tanto le han hecho sufrir...




Lo dije por IG hace unos cuantos días, ¿qué fue de Crispin Glover? Aunque antes de eso, el actor volvió a mi memoria porque le vi en el anuncio de la nueva serie “American Gods” (¡que ganas de verla!).
Quizás ahora por el nombre sólo, no os viene a la mente quién es (aunque es bastante peculiar como para recordarlo), pero en cuanto le veáis en una foto le reconoceréis. Tiene unos rasgos muy peculiares y siempre los ha explotado para hacer personajes un tanto ‘extravagantes’. Y si aun así tampoco, pensad en “Regreso al futuro” y en el padre del prota de joven. Ya sí, ¿verdad? Y si seguís pensando, le habéis visto en multitud de películas más (“Jacuzzi al pasado”, “The Wizard of Wore”, “Los ángeles de Charlie”, “Alicia en el país de las maravillas”, “Beowulf”, “Dean Man”…).
El caso es que a mí me gustaba mucho, pero le perdí la pista hace tiempo. Y hace unos días me puse a indagar, el tío es tan peculiar como sus papeles en el cine. Nunca le gustó Hollywood y nunca se adaptó a esa vida. Se alejó de ella y se dedicó a escribir (tiene una editorial) y hacer sus propias y extrañas películas (también tiene una productora). Se compró un castillo en Praga (yo me voy a vivir con él) en el que vive de vez en cuando y hasta alquila habitaciones. Y cuando en un proyecto le gusta el personaje (si es excéntrico, mejor) lo interpreta. De todo esto, lo que será verdad o no (lo he ido leyendo en IMDB, Wikipedia, fotogramas…) ni idea, pero el tío me mola y no estaba bien que le hubiese olvidado.
Y todo esto viene, porque por casualidad de la vida, cayó en mis manos “Willard”.





La película nos mete en la piel de Willard, un joven marginado que vive en su mansión con su madre, atormentado y doblegado toda la vida por ella. Incapaz de relacionarse con nadie humano, y trabajando en un sitio que odia, del que debía ser dueño, pero no es así. Un día, mpieza a trabar amistad con las ratas que habitan en su casa. Poco a poco se dará cuenta de que puede controlarlas y será la hora de vengarse de todos aquellos que le han ido haciendo la vida imposible.
Se trata de un remake de “La revolución de las ratas”, de 1971. Cinta que no he visto y que tampoco tengo un gran interés en hacerlo… le tengo cariño a este remake (que ni sabía que lo era). Recuerdo que tendría unos 12 años cuando se estrenó. Y recuerdo verla anunciada en TV. Me atrajo mucho. Y tenía muy buen recuerdo de ella, así que necesitaba volverla a ver y comprobar si las sensaciones serían las mismas.






Ya, nada más comenzar, la intro de la película es genial. Oscura y siniestra, con una música muy del estilo de Danny Elfman (la BSO de la cinta es muy chula). Realmente, todo el tono de la cinta es así (recuerda un poco al estilo de Tim Burton, pero esta, más violenta). Una mansión antigua y decadente, personajes marginados y oscuros y una historia de venganza.
Pero no penséis que es gore o muy bruta, en ningún momento veréis nada de ese estilo. Hay alguna escenilla algo más fuerte y sangrienta, pero nada que pueda echar atrás a los más sensibleros. Yo la compararía más con una fábula oscura y gótica con pequeños toques de humor negro. Estéticamente me encantó. Ya sabéis que yo quiero una de esas mansiones decrépitas y oscuras para mí…



En cuanto a actores, el protagonismo absoluto es para Crispin y su Willard, sin olvidarse de las ratas. No sé si al actor le gustarían, pero se le ve comodísimo con ellas.
Él está fantástico en su papel. Ya lo he mencionado, pero estos papeles son los que le gustan al actor. Tíos desequilibrados, distintos, y con un punto peligroso. Le van como anillo al dedo y no puedes dejar de verle interpretándolos. Desde luego, uno de los grandes puntos de la cinta es él y el personaje que crea. Su impecable traje negro, el pelo negro engominado, y sus rasgos, que pueden hacer que en un momento te inspire ternura como que en el siguiente te de auténtico miedo. Me encanta su papel y él (de siempre), me parece muy atractivo, tampoco os lo voy a negar.
Y de secundario, tenemos al siempre malo y desagradable R. Lee Ermey (pobre hombre, pero es que siempre es igual).



La historia en sencilla, no tiene mucha novedad. Usa el típico personaje de adulto con pocas habilidades sociales (y un tanto sociópata) que aún vive con su madre. Pero como la cinta es sobre la personalidad del protagonista y como se va desarrollando a lo largo del metraje, no es algo que moleste.
Willard va cambiando, de un chico tímido y apocado, doblegado a la voluntad de todos, a alguien peligroso que usa a las ratas para acabar con aquellos que le han fastidiando la vida.
Tiene buen ritmo, engancha y cuando te has dado cuenta ha terminado.





En definitiva, sí que la recomiendo. Bueno, si os dan mucho reparo las ratas, quizás no. Pero a mi es una cinta, que vuelvo a confirmar, que me encanta.
Crispin Glover esta magnifico, me encanta él y el papel que hace. El ambiente y la música son estupendos. Y la venganza, con ratas incluidas, es genial. Si podéis, y os gustan estos 'cuentos' oscuros y violentos, no os la perdáis. Veréis como acabáis rendidos ante el hipnótico Crispin Glover y sus 'ratitas'. 











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada