sábado, 4 de marzo de 2017

Hardcore Henry






Título original: Hardcore Henry
Año: 2015
Duración: 96 min.
País: Rusia
Director: Ilya Naishuller
Guion: Ilya Naishuller, Will Stewart
Música: Darya Charusha
Reparto: Sharlto Copley, Danila Kozlovsky, Haley Bennett, Andrei Dementiev, Darya Charusha, Svetlana Ustinova, Oleg Poddubnyy, Cyrus Arnold, Ilya Naishuller, Will Stewart, Jack Hahn, Jake Karlen, Tim Roth.
Premios:
2015: Festival de Toronto: Premio del Público (Locura de medianoche).











No recuerdas nada, principalmente porque has sido devuelto a la vida por tu esposa. Eres un cyborg llamado Henry y cuando descubres lo que ha sucedido con tu mujer, tu objetivo será vengarte atravesando toda Moscú si es necesario. Cinta de acción rodada íntegramente en primera persona.




Le tenía ganas a esta película desde hace tiempo. Pero claro, ya sabéis de esas largas listas de ‘pendientes por ver’, y como cada vez que quitas una, aparecen siete más.
El caso es que la forma de venderse, siendo la primera película rodada íntegramente en primera persona (como en un videojuego) me atrajo mucho (a otros, seguramente les horrorizará). ¡Llegó hasta a estrenarse en nuestros cines! Tardó respecto a su estreno, pero aun así, es una cosa que no me esperaba (bueno, aquí en Valencia no llegó, pero sí que la vi en las carteleras de cines de Barcelona y Madrid).
La cosa es que al fin pude ver esta película rusa que cuenta en su reparto con Sharlto Copley y un breve cameo de Tim Roth.



La acción empieza cuando el protagonista (básicamente, es como si fueses tú, querido espectador) despierta y no sabe lo que ha ocurrido. Una chica, que resulta que es su mujer, le cuenta que murió y ha conseguido revivirle, pero que es medio robot, y la compañía para la que trabaja quiere apoderarse de él. Acto seguido irrumpen en la habitación violentamente y nuestro protagonista huye. Confuso y perdido, recorrerá toda Rusia si hace falta para vengarse por lo que le han hecho y encontrar a su mujer. 



Así se grababa.
Durante todo el metraje, nunca veremos la cara del protagonista, solo veremos lo que él ve y sus manos, bien sea portando armas o al desnudo. Lo que da la completa sensación de estar viendo como otra persona está jugando a un videojuego y tú miras como lo hace. Es más, la veía con mi hermano y me daban ganas de decirle: “pero dispara al de la izquierda que te van a matar, hombre” o “corre, que eso es una trampa”. Eso sí, ves jugar a un tío de un nivel pro flipante, que conste.
La sensación de videojuego es aún mayor debido a su trama, no sabes apenas nada de ella, se va desarrollando ante ti, y su acción es constante y sin frenos.
La calidad técnica de la misma es impresionante. Escenas de acción buenísimas, genial uso de la primera persona, que te mete de lleno en su trama, fotografía estupenda y una edición de sonido y uso de la música impresionante (¡muy divertidas las canciones escogidas!). De verdad, es toda una nueva experiencia.


Aunque le pasa como a muchos videojuegos en primera persona (shooters principalmente), su guion no es el más original ni innovador, pero aun así, tampoco está mal y se guarda algunas sorpresitas bajo la manga.
Y sí, sigue el desarrollo conocido en el mundo ‘videojueguil’, primero hacerse con el manejo del personaje, ir usando armas cada vez mejores, enfrentarse a enemigos cada vez más potentes hasta llegar al ‘boss’ final y hacer amigos que te ayuden en tu aventura. Como si fuese un homenaje, veremos elementos y situaciones típicas y reconocibles de los videojuegos de este tipo.




La cinta te mantiene pegado a la pantalla de inicio a fin, te envuelve y sales hasta dolorido de la experiencia al acabar, igual de efectiva que la adrenalina. Es frenética, y toda ella es acción sin parar. Muy, muy amena. Además, su director es primerizo y es de alabar como le ha quedado el conjunto.
De los actores no hay mucho que decir. Al prota no lo vemos, y su amigo es Sharlto Copley (al que estamos acostumbrados a verlo en cintas de acción), que está fantástico con su peculiar personaje de múltiples personalidades.



El boss final.

En definitiva, yo la recomiendo. Es cierto que la película requiere de su público, gustará sobre todo a los amantes del cine de acción y al de los videojuegos de este tipo. Los cinéfilos más clásicos (y no muy abiertos de miras) quizás no terminen de hacerse con ella, pero es sorprendente como una película que en un principio (cuando la conoces, es inevitable ser un poco escéptico), parece que no va a funcionar, resulta que fluye estupendamente. Está bien construida y tiene un ritmo trepidante. Una película diez de acción: divertida, muy loca, y además, bastante original por su punto de vista. Y no, aunque parezca que justamente por su punto de vista pueda resultar mareante (como las grabadas cámara en mano), a mí no me lo pareció en absoluto.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada