jueves, 14 de febrero de 2013

San Valentin sangriento 3D







Título original: My bloody Valentine 3D
Año: 2009
Duración: 101 min.
País: EEUU
Director: Patrick Lussier
Guion: Todd Farmer, Zane Smith (Remake de John Beaird y Stephen Miller)
Música: Michael Wandmacher
Reparto: Jensen Ackles, Jaime King, Kerr Smith, Edi Gathegi, Andrew Larson, Kevin Tighe, Marc Macaulay, Richard John Walters.











Hace 20 años que no se celebra San Valentín por la matanza que costó la vida a 22 personas que celebraban la fiesta en una mina. El asesino advirtió que jamás se volvería a celebrar. Pero este año, en el pueblo deciden que si harán la fiesta.
Y justo Tom decide regresar a su pueblo en esta época, no sabe que la matanza está a punto de comenzar…
Remake del clásico canadiense de 1981, “San Valentín sangriento”. Pero aprovechando el potencial 3D de los cines.



Para empezar, esta reseña viene hoy a cuento, obviamente, del día de San Valentín. Como yo no soy nada romántica ni ñoña, tiro por lo fácil y os traigo la reseña de un clásico del cine de terror slasher con la temática del día de los enamorados. Pero lo actualizo un poco con el remake que se vio en 2009, en 3D, en nuestros cines.
Recuerdo que fui a verlo con ilusión porque por aquel entonces empezaba todo el rollo del cine en 3D y aunque ya había ido a ver varias películas con esta característica, esta fue la primera gore que vi. Y recuerdo que entonces me encantaron los efectos. La sangre te salpicaba, los picos se te clavaban… lo de los picos de minero (el arma predilecta de nuestro asesino en serie) era particularmente divertido, porque siempre usaban trucos para que terminases “comiéndote” tú el dichoso pico. Como el ataque a la chica escondida detrás del somier de la cama, con la cámara (lógicamente) situada donde la muchacha y con el pico atravesando los agujeros del somier.
Me gustó también el efecto deslumbrador de la bombilla de los cascos de los mineros… recuerdo que hasta te cegaban cuando miraban a cámara y daba una sensación guay de estar tú allí también. 


¡Precioso regalo para San Valentín!


A lo mejor los años me han hecho recordarla mejor de lo que era realmente… pero salí encantadísima del cine. ¡Pero si hasta di un respingo en el asiento cuando un paquete de patatas fritas salió volando cuando atacaban a una de las chicas en una tienda! Lo dicho, que era la primera y a mí me hacía ilusión… que queréis, me pierde el gore, y era en 3D…
Obviamente sus efectos no se pueden comparar con grandes cintas recientes en 3D como “Avatar” o “El Hobbit”, claro está. En estas aún se perdía bastante claridad (luz) en ciertas escenas.




 
 
En cuanto a la película, es un remake bastante digno y muy entretenido. La versión original, de 1981, nunca fue gran cosa tampoco, y vista hoy en día debo decir que los años le pesan. Por lo que si estás pensando en volver a ver la original, por temor a los remakes, te puedo decir que esta se deja ver muy cómodamente. Casi hasta me atrevería a decir que el remake es más entretenido (pero os puedo decir también que recuerdo vagamente la original) y por supuesto, mucho más sangriento.







No hay nada nuevo bajo el sol en la película… mismos roles que ya os he comentado muchas veces (pero con actuaciones adecuadas por parte de sus actores, chicos y chicas jóvenes, con buen cuerpo para lucir, ya sabéis…), argumento visto y revisto… y que realmente da igual que sea San Valentín, Navidad, acción de gracias o lo que queráis, la fórmula es la misma.
Pero, añade muy buenos efectos especiales y bastante gore muy divertido. Asesinatos macabros y sangrientos muy bien hechos (hay una escena de una mandíbula arrancada que vuela hasta tu cara que me encanto, además de “ojos voladores” varios y atravesamientos de cráneo con picos de muchas formas). Cuenta con buena ambientación, muy cuidada. Como he mencionado antes, en las escenas de la mina, situados en un ambiente cerrado, con la única iluminación (que te ciega) del casco de minero, se siente esa claustrofobia.
Y aun con todo lo dicho, la cinta además es muy llevadera, y consigue mantener bastante bien el misterio de quien es el asesino.



¿Y que más pedir a una cinta así? Cumple los requisitos mínimos que se le exigen, lo obvio es obvio… cuando te pones una cinta de este tipo ya sabes a lo que vad. Y a mí me pareció entretenida y no de esos slashers que dan hasta vergüenza ajena.
Si aún estuviese en cines os diría que fueseis a verla en 3D, porque es el punto que este remake tenía, quizás ahora, vista en 2D pierda hasta para mí, que sólo la he visto tridimensionalmente… pero bueno, el gore lo valía y seguirá valiéndolo.
Y eso, que recomendada para los fans del gore y los slashers únicamente.
¡Ah! Y os escribo esta reseña con los recuerdos que tengo de haberla visto hace ya casi 4 años (y más aún su versión original)… por eso no matizo tanto y os cuento lo que se me quedó a mi grabado.





¡¡¡FELIZ SAN VALENTÍN A TODOS!!!





1 comentario:

  1. Hace poco vi esta pelicula y me gusto.
    Yo la recomiendo
    Saludos

    ResponderEliminar